Los “inencontrables” del canto wagneriano (aquí la segunda…)

Yo no nací en los años veinte o treinta del siglo pasado, aunque sí lo hizo mi padre, quien además de muy malas pulgas está mucho más que trasnochados pasado ya el horizonte de los 94 años. No tengo muy claro qué clase de manducas ponían en aquel entonces sobre la mesa —sostengo que las sopas ...

Anton Rubinstein, el circo ambulante y el conocimiento enciclopédico

  De Anton Rubinstein puede decirse que inventó los conservatorios (me refiero a los rusos, claro, con la puesta en marcha del de San Petersburgo en año tal), esas instituciones donde se enseña la técnica de la momificación armónica mientras el talento se certifica sobre papel verjurado crema con membrete oficial, siempre de ocho a tres ...

El ruido del tiempo, Shostakóvich y otras literaturas

En cierta ocasión un tipo que además de profesor de literatura era tonto me aseguró que, en realidad, a mí no me gustaba la literatura y tampoco la música: que ambas disciplinas no eran otra cosa para mí que una distración, una disculpa para estar en otra parte, un refugio, un escape... Reconozco que aquello ...

Los “inencontrables” del canto wagneriano (primera parte)

No sé, quizá era cosa de la alimentación. O posiblemente aquellos tiempos no daban para muchas tonterías: en los años treinta del siglo pasado las cosas iban en serio; digamos que no había margen para el postureo: si eras cantante cantabas, y si además tocaba Wagner, pues ya podías poner la voz a remojo porque ...

Instrucciones para tropezarse a Vivaldi

By 0 No tags Permalink 0

París ya era una fiesta incluso trescientos años antes de Hemingway. También lo era la Venecia de Vivaldi, a juzgar por esa idílica estampita de lentos canales sobre cuya superficie un eterno rosario de góndolas mortecinas se deslizan sin prisa hacia puestas de sol de otro mundo y donde la mítica ciudad italiana mantiene singular ...

Maldita la sombra (Wolfang Mozart, Johannes Brahms y un poco de Héctor Parra)

La paradoja de ser hijos de la Ilustración, seres luminosos que no dejamos de arrojar luz sobre los misterios del universo y de la vida al mismo tiempo apagar la bombilla del pasillo con el vano propósito de ahorrarnos unos céntimos en el prohibitivo consumo eléctrico, prácticamente a las puertas de considerar el voltio como objeto ...

Beethoven tenía un as en la manga

En los colegios, en las escuelas, desde preescolar y hasta la universidad; en programas didácticos y en notas de programa de pequeñas, medianas y enormes agrupaciones sinfónicas; en históricos ciclos de conciertos y en otros de reciente creación y hasta en carpetillas y comentarios en viejas y nuevas ediciones discográficas: siempre se nos explica que ...

Chopin en la inmediatez de sus Impromptus

[Mi pequeña contribución literaria al disco Impromptus del pianista Javier Otero Neira] En muchas ocasiones el efluvio perfumado de la música disimula la halitosis de su autor. O dicho de otro modo: el universo que en cada obra se abre ante nosotros nos oculta, en no pocas ocasiones, el reducido habitáculo en el que se cocinó su ...